Los 10 impuestos más absurdos e inútiles de la historia

Te muestro los 10 impuestos más absurdos de la historia, una demostración de la voracidad de los gobiernos cuando necesitan dinero para llenar sus arcas. La historia de las diferentes crisis económicas han demostrado que los gobiernos hacen lo impensable con tal de recaudar dinero del contribuyente. A continuación te compartimos una recopilación de los 10 impuestos más ridículos de la historia.

El apetito de los gobiernos cuando necesitan dinero no tiene límites, son capaces de imponer los impuestos más absurdos y ridículos con tal de recaudar. Desde pagar por usar colorete, hasta pagar por tener tatuajes, son solo algunas formas “ingeniosas” en las que los gobiernos han querido cobrar impuestos.

Recuerda que si te gustan los temas de negocios y emprendimiento, en otros artículos hemos repasado los 5 mandamientos para generar riqueza y 16 maneras de conseguir dinero para tu empresa, dos artículos fundamentales si quieres iniciar tu propia empresa.


Impuesto a los guapos

En 2021, el economista japonés Takuro Morinaga propuso que los hombres solteros considerados físicamente atractivos, pagaran un impuesto por ser guapos. Al mismo tiempo se propuso bajar los impuestos a los hombres solteros feos.

El objetivo era que los hombros guapos terminaran casándose, tuvieran hijos, y contribuyeran a incrementar la tasa de natalidad en Japón. Aunque finalmente su propuesta no fue aceptada, se sabe que para Japón, la atención médica de los ancianos representa un gasto considerablemente alto.

Impuesto a las barbas

En Rusia los hombres siempre habían sido reconocidos por tener barbas, e incluso se sentían orgullosos de ello. Sin embargo, Pedro I de Rusia, conocido como Pedro El Grande, no apoyaba que los hombres lucieran barba.

Por lo tanto, en 1698 decidió que la única forma de acabar con esto era implementar un impuesto de 100 Rublos a los hombres que usaran barbas. Su objetivo también era el de recolectar una mayor cantidad de dinero.

Lee también:  Cómo superar obstáculos y convertirlos en oportunidades

Lo que sucedió fue que simplemente los hombres comenzaron a afeitar sus barbas para no tener que pagar dicho impuesto.

los impuestos mas absurdos de la historia barbas

Impuesto por NO fumar

Todo el mundo sabe que el tabaco es dañino para la salud, y por ello en muchos países los cigarros son objetos de fuertes impuestos. En España por ejemplo, al tabaco se le aplica un impuesto que representa un 80% de su precio final.

Como resultado, es uno de los productos con la mayor carga fiscal en todo el mundo. Una de las principales razones de los impuestos sobre el tabaco tiene que ver con reducir su consumo.

Impuesto al Té

En Inglaterra el consumo de Té es algo tradicional, por lo que desde siempre se les ha considerado como los grandes bebedores de Té. Evidentemente, el gobierno al darse cuenta de la popularidad de esta bebida, intentó obtener un beneficio.

Por ello, en el año de 1689 se implementó un impuesto al Té. Inicialmente los ciudadanos respondieron bien al impuesto, sin embargo, al poco tiempo todo cambió. Los impuestos al Té terminaron siendo más costosos que la propia bebida, e incluso proliferó el contrabando y las bebidas de Té falsas.

Impuesto a los tatuajes

A una gran cantidad de personas, jóvenes y adultos, les encantan los tatuajes. No obstante, en algunos lugares, tener un tatuaje implica pagar un impuesto. Ese es el caso de Arkansas, en los Estados Unidos, donde las personas que se hacen un tatuaje deben pagar un impuesto del 6%.

Y eso no es todo, si además de un tatuaje, también quieres hacerte un piercing, igualmente deberás pagar un impuesto del 6%. Por el momento es una medida que sigue vigente y que esta generando a ese estado mucho dinero.

impuesto a los tatuajes

Impuesto a las ventanas

Aunque no lo creas, el impuesto a las ventanas existió, y sucedió en el año de 1696 cuando el gobierno de Inglaterra aprobó su implementación. En ese entonces se trató de un impuesto progresivo que tenía como objetivo, cobrar un impuesto a todos los ciudadanos que tuvieran ventanas en su hogar.

Aquellos hogares que contaban con menos de 10 ventanas, no pagaban dicho impuesto. Las casas que tenían entre 10 y 14 ventanas pagaban 6 peniques, mientras que las casas que tenían entre 15 y 19 ventanas pagaban 9 peniques.

Lee también:  Trampas que impiden tu éxito financiero ¿Tienes el control de tu vida?

Impuesto al colorete

El impuesto al colorete fue algo que se presentó en Austria a finales del siglo XVIII, cuando el Emperador José II se dio cuenta de lo lucrativa que era la industria de la cosmética femenina.

En aquella época cada mujer gastaba casi 100 florines al año en colorete. Como era de esperar, se comenzaron a aplicar impuestos al colorete y otros productos cosméticos. Al final esto también afectó a los productos de higiene personal, y todo con la intención de obtener más dinero.

impuesto al colorete

Impuesto a los sombreros

En Gran Bretaña, entre 1784 y 1811, el Gobierno implementó un impuesto a la venta de sombreros. En ese momento, el sombrero era considerado como un complemento indispensable en la vestimenta de los británicos.

Por lo tanto, se decidió obligar a los fabricantes de sombreros a adquirir una licencia especial para la venta de sombreros. Además, los impuestos fluctuaban en función del tipo de sombrero. Más tarde también se estableció un impuesto a las pelucas, aunque no tuvo el mismo éxito.

Impuesto a las chimeneas

Este impuesto también sucedió en Inglaterra, en el año de 1662, cuando a Carlos II se le ocurrió establecer un impuesto a todas aquellas personas que tuvieran una chimenea en su casa.

Se decidió que los ciudadanos de Inglaterra y Galés deberían pagar 2 chelines por cada estufa que tuvieran en sus hogares. Además, existían inspectores que se encargaban de revisar cada hogar para contar el número de fuegos encendidos.

Tristemente el dinero recaudado no era para el gobierno, sino para el propio Carlos II.

impuesto a las chimeneas

Impuesto a las vacas

Este es un impuesto que fue establecido hace algunos años con el objetivo de gravar la tendencia de vacas en Europa. La razón por la que se estableció este impuesto es porque las flatulencias de las vacas son responsables, en parte, del efecto invernadero.

Básicamente, se debe pagar un impuesto por la contaminación que provocan las vacas con sus gases. De hecho, en Bruselas ya se analiza la posibilidad de establecer un impuesto a los propietarios de vacas por esta misma razón.

Lee también:  Padre rico, padre pobre: conceptos y frases

Los impuestos más absurdos de la historia pueden volver a imponerse

Aunque pagar impuestos es importante para obtener recursos que le brinden al pueblo educación, salud, seguridad, obras públicas, etc., los gobiernos no siempre han hecho buen uso de ellos. Como hemos visto, muchas veces lo que se busca es únicamente la obtención de más dinero, sin que esto favorezca a los ciudadanos.

Cuando un gobierno entra en una crisis económica no duda en recauda dinero de donde sea. Por este motivo es importante contar con un buen asesor fiscal para que te oriente, ya no solo apagar menos impuestos de manera legal, si no a proteger tu patrimonio en caso de que el afán recaudatorio por parte de tu gobierno se vuelva a repetir. Te dejo un vídeo sobre buenos países para hacer negocios y crear tu empresa.

Recuerda que podemos esta en contacto por otras vías:

+

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Trabajar Desde casa | Educación Financiera | Ideas de Negocio